Artículos

En 2018 concluyeron los 100 años del milagro del sol en Fátima, Portugal, el cual fue visto por cerca de 70,000 personas y reportado por varios periódicos europeos, incluso la prensa masónica anticristiana portuguesa.

En su video mensaje de enero 2016 y en declaraciones anteriores, Francisco sostiene que son válidas todas las religiones para llegar al mismo Dios. En esa perspectiva, no es necesaria la llamada católica al bautismo, o la predicación universal para convertirse y creer en el Evangelio. El ya recluido Papa Benedicto XVI refrenda lo contrario.

Desde mayo de 1948 estamos viviendo lo que bíblicamente se conoce como los "Últimos Tiempos", que no es el fin del mundo, sino el fin de los tiempos actuales, llamados por San Pablo "tiempos de las naciones" o "de los gentiles", que iniciaron al concluir los antiguos tiempos mosaicos, una vez que los judíos rechazaron al Mesías.

Al poco tiempo de que falleciera el Papa Albino Luciani, el 28 de septiembre de 1978, apenas treinta y tres días después de ser electo sucesor del hoy beato Paulo VI, comenzaron a correr diversas versiones de que Juan Pablo Primero había muerto asesinado y no de muerte natural, como sostenía la versión oficial.

Las Sagradas Escrituras no solo predijeron la destrucción del Templo de Salomón, la cual ocurrió en el año 70 d.C., sino también la "diáspora", expulsión del pueblo judío de la tierra prometida, que se concluyó en el año 135 d.C.

Con su Encíclica "Laudato Si", Bergoglio cae dentro de las peores corrientes del ambientalismo mundialista. Aunque inexistente, la falsedad del "calentamiento global" queda consagrada como dogma. La eco-teología que emplea toma elementos del ecologismo extremo de la New Age. En un análisis marxista, la Encíclica opone gratuitamente los marginados de las periferias a las transnacionales ecocidas.

Su objetivo es lograr una reingeniería social mediante la deconstrucción marxista de la cultura y la destrucción de la familia. Se sirve del poder coercitivo de los gobiernos para imponer una ética subversiva contraria al interés de los ciudadanos. Es patrocinada por el poder político de los organismos internacionales y por los intereses financieros de la élite antinatalista ambientalista global.

Dos figuras claves que están mencionadas en el libro del Apocalipsis son dos mujeres, una de ellas "vestida del sol", y otra que es una "gran ramera".
Página 2 de 2